Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Cuál es el título original en húngaro de la novela más famosa de Sándor Márai El último encuentro?
La historia de una amistad
Las velas se queman hasta el final
A la luz de los candelabros
Respuesta

La lectura del mes
György Spiró

Magyar Szak- és Szépirodalmi Szerzők és Kiadók Reprográfiai Egyesülete
Edita la Fundación Húngara del Libro
Literatura húngara online
Viceversa
Baltasar Porcel

Chocolate perfumado y fino

Traducción de Antonio Manuel Fuentes Gaviño

Fuente: Las primaveras y los otoños
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir

… sí, chocolate perfumado y fino. En Budapest, claro. Una tarde que me encontraba yo, distraído, con el Journal del pintor Delacroix sobre la mesa y bebiendo de vez en cuando un sorbo de chocolate. Yendo obligatoriamente por el mundo, como es mi caso, te agarras unos aburrimientos endemoniados. Me he tenido que aficionar a dos cosas para solucionarlo: a los museos y a la historia de cada lugar. La pintura son ’santos’ y los hechos del pasado también: una maraña de gente y de batallas, todo junto… –Bajó la voz, guiñó un ojo–. Y a las mujeres también me he tenido que aficionar, que muchas veces resultan muy suculentas, ja, ja, ja…

Los otros corearon la risa de Joan Pere Tudurí. El viejo Honorat protestó:

–- Sí, éste con la excusa de los despertadores de los órganos, ha ganado la lotería.

–- Leía concretamente aquella tarde –continuaba Tudurí– la nota del 3 de abril de 1847 en la que Eugène Delacroix escribía con admiración de la casa del Duque de Morny, donde había estado: “J’ai vu là un luxe comme je ni l’avais vu encore nulle part.” Lo leía, digo, cuando la vieja dama, sentada en la mesa contigua, me miró de manera hipnóticamente fija y me lanzó, también en francés: “Nunca sabrás, querida Júlia, dónde o cómo te llegará la desgracia o el bienestar. ¡Qué desconcierto que el ser humano obtenga o conserve la vida, siendo ésta tan compleja y en esencia frágil como es, comenzando por el propio mecanismo corporal, y en cambio le falte algún indicio fiable sobre el destino que le espera!”.

Sorprendido, lancé un manotazo al aire con el que acerté a darle de refilón a la jarrita del chocolate derramándolo y salpicando un busto de mármol, recamadísimo, de Mihály Vörösmarty, el insigne poeta romántico cuyos versos lanzan los húngaros cada dos por tres, y que, seamos francos, no me agradan nada. ¿Lo conoces, por casualidad?

–- ¿A quién? –preguntó Cristòfol Mardà, que había acercado la silla.

–- A Vörösmarty –precisó Joan Pere.

–- ¿Y quién es el mártir este? ¿Un cristiano perseguido por los comunistas que hay en Hungría? –preguntó Benat el Sabio.

–- ¡Tío, no fastidies, se trata del poeta! –se impacientó Tudurí. Yo estaba en el café que se llama Vörösmarty, y que es el antiguo salón Gerbaud de Budapest, quiero decir la parte de la ciudad que se llama Pest, la llana y más nueva, porque la primitiva, Buda, está sobre una montañita. Y en el café había entonces, debe de estar todavía, un busto del poeta Mihály Vörösmarty.

Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007