Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
Pécs es famosa de
su cine.
los monumentos turcos.
las carreras de caballo.
Respuesta

La lectura del mes
György Spiró

Magyar Szak- és Szépirodalmi Szerzõk és Kiadók Reprográfiai Egyesülete
Edita la Fundación Húngara del Libro
Literatura húngara online

Rincones literarios
Olor humano (fragmento)

Ernõ Szép
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir

El Hotel Palatino en la Isla Margarita
El Hotel Palatino en la Isla Margarita

La puerta por la que salíamos era la puerta de una casa de la calle Pozsonyi. Allí vivía yo con mis hermanos desde finales de junio, desde que habían mandado a los judíos a vivir juntos (para que se pudieran apoyar aún más). De la puerta, colgaba una gran estrella de seis puntas, la estrella de David. La gente había tenido que abandonar la Isla Margarita el domingo mismo, el 19 de marzo, el día en que los alemanes habían invadido el país.

Aquella casa de la calle Pozsonyi

La puerta por la que salíamos era la puerta de una casa de la calle Pozsonyi. Allí vivía yo con mis hermanos desde finales de junio, desde que habían mandado a los judíos a vivir juntos (para que se pudieran apoyar aún más). De la puerta, colgaba una gran estrella de seis puntas, la estrella de David. La gente había tenido que abandonar la Isla Margarita el domingo mismo, el 19 de marzo, el día en que los alemanes habían invadido el país. Ese mismo día, alojaron a doscientos setenta oficiales alemanes en el hotel Palatino. Yo fui el único al que le permitieron quedarse hasta el lunes; yo no sólo tenía un par de maletas, como los visitantes y los pacientes, sino que mi habitación estaba repleta de libros, cuadros y de todas mis pertenencias; tenía conmigo mi vida entera. Había pasado treinta y tres años en la Isla Margarita. Cuando a las ocho de la mañana me disponía a salir, tomando asiento en un carro, sobre una maleta colocada longitudinalmente, el conserje, el bueno de Misley, se despidió de mí diciéndome que no me afligiera, que en dos semanas podría volver. Aquello no era una ocupación verdadera, dijo, ni mucho menos, era un paso transitorio para asegurar el suministro de líneas: se lo habían confiado los señores del cuartel. Me lo creí, me lo creí de verdad: me hacía tanta ilusión creérmelo. Divulgué la buena noticia por la ciudad, y todos se rieron de mí. Fui a vivir a casa de mis hermanos, a la calle Thököly. De allí nos trasladamos en junio a aquella casa de la estrella amarilla; a un piso compartido de la cuarta planta. Pasamos dos semanas llenas de dificultades, hasta que, a última hora, nos dieron un alojamiento aceptable. La mudanza nos adelantó lo que sería el porvenir: los mozos del transportista nos limpiaron, con admirable habilidad, muchas prendas y ropa interior costosas; dos de mis hermanos vigilaban el transporte, sin embargo no se dieron cuenta de nada. Incluso había invitado a aquellos gamberros a tomar unas copitas de coñac, porque hacía una mañana muy fría; además, les di cien pengõs porque, en la calle Pozsonyi, llevaran el piano vertical a la cuarta planta.

En aquel piso ocupamos el minúsculo cuarto de la criada, y una bonita habitación grande, con balcón, que daba al Danubio. El balcón lo compartíamos con el vecino, un señor muy culto y agradable, Dr. László Bakonyi, que era un notario de tribunal jubilado, hijo de Samu Bakonyi, secretario de la comunidad judía y antiguo diputado, por Debrecen, del conocido partido de la oposición. Había un tercer inquilino en aquel espacioso piso. Él era un hombre más sencillo, con una familia pequeña, su habitación también tenía balcón, y el baño, que por supuesto también era de uso común, daba a su cuarto. El doctor Bakonyi vivía con su mujer, su hija pequeña y su madre de ochenta años; a esa edad las mujeres vuelven a ser unas muchachas graciosas. Me gustaba mucho el típico acento de Debrecen que tenía la señora Bakonyi. Vivía con ellos además una tía, que dormía sobre un cajón en el vestíbulo, y se pasaba allí, sentada o tumbada, casi todo el día. Esa tía no era consanguínea: la pobre era una institutriz huérfana y venida a menos, a la que los Bakonyi habían acogido por misericordia hacía unos diez años. Así que nosotros también tuvimos la poco deseable oportunidad de experimentar la convivencia con familias extrañas; muchas veces me acordaba de la novela Tres pares de medias de seda de Romanov, en la que cuenta la vida de las familias hacinadas en un solo piso, o incluso en un solo cuarto, en el Moscú de los primeros años de la revolución. Sin embargo, nuestra condición, comparada con la vida de aquellos, parecía soportable.

Traducción de Eszter Orbán y Elena Ibáñez

Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007