Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Por qué no brindaron los húngaros con cerveza durante 150 años entre 1849 y 1999?
Porque en Hungría se bebe más vino y la cerveza no tiene tradición.
En homenaje a los militares húngaros de 1848–1849, que fueron ejecutados mientras sus verdugos tomaban cerveza.
Los húngaros nunca brindan porque según la superstición trae mala suerte y despierta a los malos espíritus.
Respuesta

La lectura del mes
György Spiró

Magyar Szak- és Szépirodalmi Szerzõk és Kiadók Reprográfiai Egyesülete
Edita la Fundación Húngara del Libro
Literatura húngara online
La lectura del mes
Opinión del lector Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir

Ernõ Szép

La manzana de Adán

Traducción de Mária Szijj y José Miguel González Trevejo

Título original: Ádámcsutka
Lengua de Trapo • Madrid, 2010

A sus cuarenta y seis años, el protagonista y narrador de La manzana de Adán, poeta, crítico y dramaturgo, decide anotar cada noche todo aquello que le sucede. Sus páginas se llenan de ácidas e inteligentes reflexiones sobre el paso del tiempo, la decadencia, su carrera como dramaturgo, pero, sobre todo, es el amor el que recibe sus mayores atenciones. Frente a la relación acomodada que tiene con una mujer casada, aparece en su vida una pasión imposible, una joven ingenua que le enfrenta a una pregunta insoslayable y perturbadora: ¿hasta qué punto puede uno, en nombre de sus buenas intenciones, interferir y hasta modificar la vida del otro? En un tono intimista, que deja espacio tanto a la jactancia como a la autocrítica, pero siempre desde una sinceridad que conmueve al lector, La manzana de Adán conforma un relato único, un retrato de época, una historia de amor que es al mismo tiempo uno de los mejores ejemplos de la literatura testimonial centroeuropea. “La obra que el lector tiene ahora en sus manos no es un retrato del autor, es más que eso: es una auscultación silenciosa, casi clínica, de su sensibilidad ante las cosas y las gentes del mundo, sin diagnóstico, sin resentimiento, sin pesimismo, sin alarde emocional” (del prólogo de Alejandro Gándara).

En un tono intimista, que deja espacio tanto a la jactancia como a la autocrítica, pero siempre desde una sinceridad que conmueve al lector, La manzana de Adán conforma un relato único, un retrato de época, una historia de amor que es al mismo tiempo uno de los mejores ejemplos de la literatura testimonial centroeuropea. “La obra que el lector tiene ahora en sus manos no es un retrato del autor, es más que eso: es una auscultación silenciosa, casi clínica, de su sensibilidad ante las cosas y las gentes del mundo, sin diagnóstico, sin resentimiento, sin pesimismo, sin alarde emocional” (del prólogo de Alejandro Gándara).


Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007