Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Cuál es el título original en húngaro de la novela más famosa de Sándor Márai El último encuentro?
La historia de una amistad
Las velas se queman hasta el final
A la luz de los candelabros
Respuesta

La lectura del mes
Géza Csáth

Balassi Institute
Literatura húngara online
Danubio azul
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir
La mudanza

Nyerges András


Os presentamos un poema de András Nyerges publicado en la revista cubana Unión en los años 1980. Ese número iba dedicado a clásicos modernos y a jóvenes autores húngaros y contenía asimismo una reseña del filósofo y esteta marxista György Lukács de Un día de Iván Denísovich de Solzhenitsyn.

Pusieron todo en el coche

y se lo llevaron a lo lejos.

Primero las cosas cotidianas,

la casa en que nací y viví,

a calle, mil veces recorrida,

la mirada en la ancha avenida,

la cercana estación del tren humeante,

el cielo muy azul sobre mi cabeza,

la plaza con sus calles cruzadas.

Pusieron todo en el coche

y se lo llevaron a lo lejos.

Primero las caras, muy conocidas,

luego las caras nunca vistas,

primero mis parientes,

luego mis enemigos,

primero el día transcurrido,

luego mis posibilidades,

primero las casas queridas y ardientes,

luego las descascaradas y gastadas,

el engaño, el dolor repentino,

la algería, la feliz sorpresa.

Pusieron todo en el coche

y se lo llevaron a los lejos.

Nada quedó, sólo el único traje que visto

y cierto suave mareo en mi estómago,

que se hincha pero que puedo soportarlo.

A mi alrededor toos desempeñan sus papeles,

como si nada sucediera,

entran en los cachivaches ausentes,

decoran las máscaras, limpias desde hace tiempo,

se sienan a las mesas desaparecidas,

acordándose como su estuvieran allí,

unos a otros se saludan en las calles,

y a mí también me saludan,

y me dan muchas cosas,

me dicen las últimas paabras para que yo responda,

como si estuviera vivo,

y yo no he muerto de amargua sólo por una razón:

porque sólo tiene derecho a la muerte

aquel que antes logró con su lucha

la vida que debe vivir.

Versión de Fayad Jamís

Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007